Arawa, Centro de Terapias Integrales

#

Esencias florales

Flores de Bach, Siguiendo el Camino del Alma

Los españoles que vienen a Chile se sorprenden por la gran cantidad de farmacias que hay en cada esquina (ellos reemplazan esta “medicina” por pubs y bares, lo que tampoco deja de sorprender). Pero los que vivimos aquí hemos perdido la capacidad de asombro frente a esta situación, ¿o quizás nunca nos llamó la atención?

Lo cierto es que, si bien han aumentado las enfermedades, los virus y las bacterias, también ha aumentado la cantidad de personas que paulatinamente ha dejado de creer en la medicina tradicional y ha comenzando a buscar nuevas alternativas frente a los males que la aquejan, desde simples resfríos hasta enfermedades más graves, teniendo resultados muy positivos en la reducción del dolor y otros síntomas, y en la sanación relativa o completa de la dolencia en cuestión.

Hace 10 años quizás nos era impensable reemplazar un antibiótico por un tratamiento “natural”. Aquello tan “desconocido” nos podía parecer relativamente razonable para un resfriado menor o un dolor de estómago, pero no para una amigdalitis… Hoy, una de las Flores de Bach, llamada Crab Apple (Manzano Silvestre), posee características antibacteriales o de limpieza profunda, lo que puede trabajar la dolencia desde su raíz y conducir a la sanación de la enfermedad.

Se dice que actualmente en el mundo entero deben estar usándose esencias de unas cinco mil flores, pero las Flores de Bach fueron las primeras en conocerse,  y al menos a simple vista, continúan liderando el mercado de las esencias florales.

Se trata de un conjunto de preparados naturales no farmacológicos que la persona ingiere diariamente durante el tratamiento (generalmente se toman 4 gotas 4 veces al día), elaborados a partir de flores silvestres y la energía del sol, lo que diluido en agua y conservante trabaja a través de diversos campos energéticos que influyen en el bienestar emocional, mental y físico de la persona, resolviendo la enfermedad desde su raíz.

Se utilizan para combatir desequilibrios como estrés, ansiedad, cansancio, depresión, sobrepeso, angustia, problemas de memoria, menopausia, baja autoestima, desorientación existencial, insomnio, adicciones, miedos y fobias, traumas, penas y duelos, crisis de pánico, cefaleas, colon irritable, acidez y mucho más.

Su creador, el Dr. Edward Bach, desarrolló estos preparados en los años 30, postulando que su uso está destinado a aliviar desequilibrios psico-emocionales, de carácter y personalidad (como miedo, impaciencia, angustia, incertidumbre, ira, confusión, intolerancia, timidez, etc.) para influir o prevenir padecimientos físicos y/o psíquicos. Bach desarrolló su teoría a partir de la hipótesis que señala que las enfermedades son consecuencia de trastornos o desequilibrios de la dimensión emocional-mental de la personalidad, producto de un conflicto entre el Alma y la Personalidad.

Esta teoría ha sido ratificada a través de diversos estudios que se han realizado sobre los resultados de las esencias florales frente a diversas afecciones. Por ejemplo, algunos estudios señalan que tras seis semanas de terapia, el 90% de las personas disminuye sus niveles de ansiedad y el 79% reducen sus niveles de tensión y estrés.

Junto a la Acupuntura, la Terapia Floral es una de las terapias complementarias que más entrada ha tenido en el sistema público de salud en nuestro país, ofreciéndose en algunos consultorios de atención primaria y hospitales como complemento a la terapia alopática. Asimismo, se trabaja en consultorios dentales para calmar el miedo de los pacientes y en clínicas veterinarias para tranquilizar animales hostiles o combatir la depresión canina.

No menos importante es la gran cantidad de madres que busca en la Terapia Foral una alternativa frente a trastornos como el déficit atencional, hiperactividad, terror nocturno o tartamudez de sus hijos, mediante la estabilización de las emociones que estos males desequilibran en los niños.

Pero no es sólo para ellos. Ahora que llegó la primavera -y sin desmerecer la tradicional nuez moscada colgada al cuello- nada mejor que una buena evaluación que permita definir el origen de las alergias estacionales para tratarlas desde su raíz y eliminarlas por completo.

Siguiendo estos caminos, no sería de extrañar que en un tiempo más las esquinas de nuestras ciudades tuvieran locales de Medicina y Vida Natural (en vez de tres Farmacias juntas), o mejor aun, locales dedicados a otros rubros.

¿Y cómo sería esto posible? Simple: Sólo bastaría que las personas descubran y apliquen el mayor de los secretos a voces de la historia: que el mejor doctor que nos puede atender somos nosotros mismos, y por tanto, podemos autosanarnos, sin remedios ni intervenciones de terceros…

¡Qué maravilla sería! Pero mientras tanto, las terapias complementarias y -por cierto- las esencias florales, son una gran alternativa y solución a nuestros males y enfermedades actuales.

p. Andrea Burón
Centro de Terapias Integrales
Para más información escriba a contacto@terapiasintegrales.cl


¿Qué son las esencias florales?

La mayoría de las enfermedades actuales se gestan primero desde la mente, siendo luego somatizadas por el cuerpo físico. Tratar la personalidad del paciente, el estado de ánimo, el humor, sus miedos y sus incertidumbres, traerá el restablecimiento de la salud.

“En cuanto la mente recupere la paz y la felicidad normal, recuperará también el control sabio y perfecto sobre el cuerpo, que automáticamente quedará purificado de toda enfermedad que lo aqueje” (Dr. Edward Bach)

Las esencias florales abren una nueva ventana a las innumerables patologías que afectan al hombre. Cuerpo físico, cuerpo emocional, cuerpo mental, áreas donde las esencias florales actúan, restableciendo el equilibrio perdido, ampliando la toma de conciencia, reconectándonos con nuestra verdadera esencia divina.

Las esencias florales son extractos sutiles líquidos, que se toman generalmente por vía oral y que sirven para ahondar en temas profundos relativos al bienestar emocional, el desarrollo del alma y la salud mente-cuerpo.

En los años 30, el Doctor inglés Edward Bach desarrolló esta terapia con mayor profundidad. Hoy las esencias florales están siendo recomendadas profesionalmente a nivel mundial por su importante contribución a los programas Holísticos de Salud y Bienestar. Las esencias florales se preparan generalmente a partir de una infusión solar, de flores silvestres o de jardín, utilizando brandy como conservante, teniendo en cuenta a la pureza del ambiente, la vibración y la potencia de las flores, las condiciones del cielo, las condiciones meteorológicas y un estudio sensible de las propiedades físicas y energéticas de las plantas a través de los ciclos de crecimiento.